Las Agustinas Recoletas Contemplativas de Kenia ya están trabajando con el nuevo vehículo para el transporte de agua, adquirido gracias a la colaboración de ARCORES España. La Red Solidaria Internacional apoyó económicamente el proyecto de las religiosas con el envío de 3.000 euros. Con esta aportación y los fondos propios de la Federación de conventos de Agustinas Recoletas de España se ha conseguido la compra de la furgoneta que, desde hace algunas semanas, se encarga del transporte de agua del pozo de las monjas a los beneficiarios.

Una vez las Agustinas Recoletas descubrieron el pozo de agua y comenzaron su extracción, iniciaron un proceso para hacer llegar el líquido a un precio reducido a las personas más vulnerables. El servicio de distribución de agua a Machakos y a Nairobi empezó siendo una vez a la semana y se hacía en el propio vehículo del convento que las monjas utilizan para las compras semanales y para su propio trasporte al médico, a realizar gestiones, etc.

No tardó mucho en aumentar el ritmo de distribución a dos veces por semana y ya en 2019 casi todos los días se hacían transportes, algunos días hasta 6 ó 7 viajes. El vehículo del convento es un vehículo robusto, pero la carga de bidones de agua que soporta en cada viaje y el estado de las carreteras keniatas fueron deteriorando su mecánica.

En junio de 2019, las Monjas Agustinas Recoletas realizaron una solicitud de ayuda para la compra de un camión que facilitara las labores. El precio definitivo del vehículo -de segunda mano- fue en torno a 19.500 euros.

La furgoneta está haciendo su servicio desde diciembre de 2019, aunque todavía a esa fecha necesitaba unos hierros dentro para que las garrafas del agua no golpeen en las curvas y vayan más seguras en el transporte. Gracias al acondicionamiento de esta furgoneta, las monjas han podido compatibilizar el transporte de los packs de agua embotellada, con el trasporte de los voluntarios y las tareas propias del convento.

Actualmente, a causa de la cuarentena decretada en Kenya por la pandemia del COVID19, las monjas están distribuyendo muy poca agua. Solo se hace para los encargos que se reciben de entidades con el permiso del gobierno. Sin embargo, las monjas han incrementado la distribución de agua gratuita en Wote, tanto de personas que se acercan a buscarla, como utilizando el remolque con depósito.

El centro de acogida e integración social Santiago Masarnau ha sido la segunda obra social beneficiada por la campaña ‘Red de Solidaridad contra el coronavirus’. ARCORES España ha entregado una ayuda de 900 euros al centro -perteneciente a la Sociedad de San Vicente de Paul- para la compra de alimentos de mayo.

La entidad, perteneciente a REDES, está ubicada en el barrio madrileño de El Batán. El centro ofrece servicios y talleres para la integración sociolaboral, así como atención básica. Entre sus funcionalidades cuenta con un comedor social que ofrece servicio de desayuno, de comida y bolsas de cena. La media anual es de algo más de 200 personas solo en el servicio de comidas. Cuando comenzó el estado de alarma en España, el centro siguió repartiendo comidas, preparadas en bandejas higiénicas que se entregan para llevar a los beneficiarios. El servicio se ha podido mantener gracias a voluntarios del centro que se ofrecieron a seguir prestando el servicio, preparando las bandejas cerradas y entregándolas.

El centro se sostiene para dar de comer con donaciones de alimentos entre otros del Banco Alimentos, que ahora no da abasto. Otra fuente regular es la recaudación mensual de la asociación de «La Medalla Milagrosa» que llevan Hijas de la Caridad y al que pertenecen muchas señoras mayores. Este grupo ya en marzo no recaudó porque están en sus casas confinadas. En abril tampoco y no se sabe si en mayo podrán hacerlo.

El resultado es que están previendo un creciente número de usuarios por el alargamiento del confinamiento y carecen de la entrada regular de la Medalla Milagrosa. La media de gasto alimentario en productos que hay que comprar porque no se reciben de donaciones, principalmente carne y pescado congelados, es unos 900 euros mensuales.

Por este motivo, ARCORES España ha considerado necesario apoyar al centro de la Sociedad de San Vicente de Paul con lo recaudado en la campaña de donaciones por el coronavirus. Asimismo, ARCORES estudiará continuar la ayuda en junio y julio para que el comedor tenga cómo seguir dando de comer sin depender necesariamente de otras aportaciones.

El programa de atención Integral a adolescentes embarazadas, que ARCORES desarrolla en Bajos de Haina (República Dominicana) con la financiación del Ilustre Colegio Oficial de médicos de Madrid, continúa atendiendo durante el toque de queda a más de 20 adolescentes embarazadas en situaciones de precariedad social y familiar.

El proyecto está realizando  seguimiento via telefónica a las embarazadas inscritas, y está poniendo especial dedicación en que las embarazadas se protejan y protejan a su entorno familiar de contagios por el coronavirus. La Dra. Belquis y su equipo han elaborado unas sencillas fichas a tal efecto y las han distribuido a las chicas via telefónica acompañadas de un seguimiento y recordatorio al respecto.

También les han sido dadas instrucciones para que, en caso de necesidad, acudan a un hospital público por algún dolor o inconveniente, ya que el Dispensario médico San Agustín de Bajos de Haina, donde se desarrolla el proyecto, está cerrado por orden del gobierno.

Está situación de confinamiento y paralización de la actividad económica también está repercutiendo gravemente en estas chicas y sus bebés.  En su mayoría son chicas de entornos familiares pobres, en los que la comida se ha de buscar en las calles diariamente, mediante el trabajo informal. Para paliar esta situación de escasez de alimentos en las casas, el proyecto ha hecho una distribución de bolsas de comida con las que pueden disponer de la alimentación básica.La entrega se realizó los días 31 marzo y 1 abril y fue realizada por un equipo de voluntarios coordinado por el responsable del proyecto, el agustino recoleto Cruz Echeverría.

Fichas repartidas a las adolescentes embarazadas

ARCORES España puso en marcha el pasado 25 de marzo dos iniciativas solidarias para hacer frente al coronavirus. Por un lado, la campaña ‘Una carta de esperanza’ que invita enviar una carta a los enfermos de coronavirus ingresados en los hospitales. Más de 30 enfermos de los hospitales de Madrid han recibido hasta ahora una carta escrita por un socio, padrino o colaborador de ARCORES. Por otro lado, lanzó la campaña ‘Red de Solidaridad contra el Coronavirus’ para ayudar económicamente a las instituciones solidarias que prestan un servicio a las personas sin hogar.

Gracias a la generosidad de los socios y colaboradores, ARCORES España envió este lunes 6 de abril la primera ayuda de la Red de solidaridad contra el coronavirus: 6.900 euros a la Casa Madre de Dios de Granada.

La Casa Madre de Dios de Granada pertenece a la Fundación Pía Autónoma Casas Diocesanas de Acogida de la Diócesis de Granada. La Fundación se dedica a la atención a personas en situación de grave riesgo de exclusión social que carecen de recursos económicos y hogar, y presentan problemas de adicciones.

El objetivo que persigue esta obra social es la promoción del conocimiento, la comprensión y la atención, por parte de la sociedad en general, y de la comunidad cristiana en particular, de los problemas que sufren estas personas. La casa Madre de Dios necesita en estos momentos, a causa de la crisis sanitaria y social del coronavirus, una ayuda urgente debido a que por el Estado de Alarma se ha hecho cargo de 23 indigentes que están pasando su confinamiento en la casa, además de todos los que ya residían allí y estaban siguiendo sus distintos programas de rehabilitación, desintoxicación, atención a indigentes mayores, etc.

La ayuda de ARCORES España permitirá que la Casa Madre de Dios pueda sufragar los gastos diarios que supone tener acogidos a estos 23 indigentes durante estas semanas de confinamiento. ARCORES España viene colaborando de forma regular desde finales de 2019 con 17 voluntarios que semanalmente colaboran en la Casa Madre de Dios en distintos servicios como: conserjería-portería; lavandería o servicio de comidas. Debido al confinamiento, los voluntarios han tenido que dejar de prestar su servicio temporalmente, pero ARCORES sigue apoyando este servicio de primera necesidad en Granada mediante esta ayuda económica.

Por unos cuantos meses el nombre del pequeño poblado de Llasavilca (Cajamarca, Perú) estuvo en la negociación de varias empresas españolas con la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES. El motivo fue para encontrar el mejor lugar para construir un invernadero en Perú. Se trataba del trabajo en equipo de la Fundación ITER, la Universidad Politécnica de Madrid y ARCORES. El beneficiado sería Fermín Monteza, un campesino dueño del terreno de Llasavilca.

Empezar con el trabajo tomó un tiempo. Y se hizo por etapas. Sobre, ello, Ángel Herrán, presidente de ARCORES Perú, explica: «El 30 de abril de 2019 llegó de España Paco Alonso, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid para constatar in situ la conveniencia o no de instalar el invernadero. Visto el terreno que le presentamos y la garantía de ARCORES le pareció bien la propuesta y la presentó en España. Y fue aceptada por la Fundación ITER». Luego llegaron Laura López Cortijo y Laura López Herreros, dos ingenieras alumnas de la Universidad Politécnica de Madrid, para dirigir el trabajo e instalar la infraestructura del invernadero.

Las dos ingenieras han hecho un trabajo magnífico. No solo se han dedicado al invernadero, sino que han sabido hacerse querer por los vecinos del pueblo de Llasavilca. Igualmente, sin descuidar su trabajo, han colaborado con los frailes de la comunidad de Santa Mónica de Chota. La obra se terminó en febrero de 2020 y se entregó inmediatamente a Fermín Monteza, el primer beneficiado de este proyecto que pretende continuar. Él y su familia fueron capacitados para seguir con la administración del invernadero. Los pimientos y los tomates ya estaban crecidos esperando madurar y ofrecer sus primeros frutos.

La inauguración se hizo al estilo peruano: la bendición, romper la botella de champagne, el discurso de agradecimiento y la comida. La bendición estuvo a cargo del obispo prelado de Chota, Mons. Fortunato Pablo Urcey, quien estuvo arropado por la comunidad de religiosos agustinos recoletos de Chota. Hoy el invernadero ya muestra sus frutos. Deliciosos tomates y pimientos que son apreciados por los vecinos del pueblo de Llasavilca y de Chota.

ARCORES España participó en el acto institucional del Colegio de Abogados de Málaga con motivo de la celebración del Día Internacional de los Derechos del Niño. La Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta fue invitada al acto como entidad sin ánimo de lucro. Ambas instituciones colaboran en el proyecto del Lar Santa Mónica, de ARCORES en Fortaleza (Brasil).

Reunidos en el patio central de la sede del Colegio de Abogados de Málaga, los asistentes leyeron artículos de la Convención de los Derechos del Niño, haciendo hincapié en la importancia de los juristas, y de los letrados en particular, para que se garanticen y se protejan los derechos de los niños en todo el mundo.

Tras la lectura del articulado de la Convención se ha celebrado una mesa redonda con la participación de ARCORES y África Directo, quienes han explicado su trabajo en relación a la protección de los derechos de la infancia. Javier Sánchez, director ejecutivo de ARCORES, mostró la realidad de las niñas de Fortaleza y explicó el trabajo que realizan los Agustinos Recoletos en el Lar Santa Mónica.

El Ayuntamiento de Aldaia (Valencia) ha colaborado con el programa «Unidos con Venezuela» que lleva a cabo ARCORES en el país. El consistorio valenciano concedió 18.688,44 euros de ayuda pública para las 30 obras sociales del programa, que abarcan educación, alimentación y asistencia médica en 15 ciudades distintas del país.

El deterioro de la situación alimentaria, nutricional y de salud en Venezuela se viene profundizando desde el año 2014 cuando los indicadores de alimentación, nutrición y salud han exhibido cifras nunca antes vistas en Venezuela, con el surgimiento de fenómenos que expresan situaciones extremas de inseguridad alimentaria y hambre en toda la población, en especial en los grupos vulnerables. Por este motivo, la familia agustino recoleta se unió en 2016 para crear el programa de emergencia «Unidos con Venezuela», que pretendía unir fuerzas para atender las enormes carencias de la población venezolana.

Desde entonces, ARCORES Venezuela, con el apoyo entre otros de ARCORES España, ha ampliado su labor social en el país, aumentando el número de obras sociales gracias a la colaboración económica del exterior y el compromiso de toda la familia agustino recoleta. La ayuda económica del Ayuntamiento de Aldaia refuerza el plan de ayuda en Venezuela.

La subvención concedida ha sido destinada a la compra de comida, elaboración de la comida en las «ollas solidarias», reparto de la comida a la población, realización de consultas médicas por parte de los médicos, compra y distribución de medicinas, y adquisición y reparo de material escolar. Todo ello se ha llevado a cabo en San Felipe (estado Yaracuy), La Victoria (estado Aragua), El Limón (estado Aragua), Los Teques (estado Miranda), Maracaibo (estado Zulia), Barquisimeto (estado Lara), Maracay (estado Aragua), Coro (estado Falcón), La Pastora (Distrito Capital), Comunidades Atapirire, Múcura y Boca del Pao (estado Anzoátegui), Tamare (estado Zulia), Las Mercedes (Distrito Capital), Palmira (estado Táchira), Bello Monte (Distrito Capital) y Ciudad Ojeda (estado Zulia).

Asimismo, como parte del proyecto, se llevará a cabo próximamente una actividad de sensibilización en Aldaia sobre el proyecto de ARCORES, dirigida a todo tipo de público y en colaboración con el Ayuntamiento.

Los voluntarios que realizaron durante los meses de julio y agosto su experiencia de voluntariado internacional misionero con ARCORES España hicieron el pasado sábado la última de las fases del proceso formativo: la evaluación. Los seis voluntarios que fueron a Filipinas, cuatro del grupo de Colombia y la voluntaria que viajó a República Dominicana se reunieron con representantes del equipo de voluntariado de ARCORES España para analizar lo vivido y establecer posibles puntos de mejora.

La evaluación, que se llevó a cabo en Granada, supone la última etapa del proceso de formación de los voluntarios. De esta forma, se completó la experiencia de voluntariado con todos los participantes. Todos ellos dialogaron juntos sobre la experiencia vivida e identificaron aspectos a mejorar en cuanto a la formación, a las actividades que se realizan y a la vida de grupo. Asimismo, cada voluntario expresó su compromiso con la solidaridad y el servicio a los pobres en el futuro.

Todos los voluntarios presentes coincidieron en su agradecimiento a las comunidades de acogida que, según indicaron, han sido un elemento esencial en el éxito de su voluntariado.

Ha sido el primer año que se ha llevado a cabo el proceso formativo de voluntariado al completo, desde los encuentros previos de formación hasta el envío misionero y la evaluación. ARCORES España seguirá mejorando este proceso en los próximos años, de tal forma que el voluntariado sea vivido de forma integral.

ARCORES España ha concluido su trabajo por el desarrollo humano en el municipio de Tapauá (Brasil), con el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid. Desde principios de 2019, las comunidades urbanas, ribereñas e indígenas del río Purús -en el Amazonas- han recibido formación sobre sus derechos, de forma que sean capaces de defender sus territorios y de avanzar hacia sociedades justas.

Dentro del proyecto Microacciones de apoyo al desarrollo humano en las comunidades urbanas, ribereñas e indígenas del río Purús, municipio de Tapauá, Amazonas, se han realizado dos cursos en la ciudad de Tapauá para los líderes de las comunidades, urbanas, ribereñas e indígenas: ‘Derechos, participación política y ciudadanía’, y ‘Regularización de las tierras resolución de conflictos y extractivismo controlado, no invasivo y sostenible’.

La ejecución del proyecto, cofinanciado por el Ayuntamiento de Valladolid, ha contribuido a fortalecer la formación, información y el desarrollo de habilidades de 65 líderes de las comunidades más pobres del municipio de Tapauá, permitiéndoles luchar por la defensa de sus derechos (salud, educación, vivienda, patrimonio de tierras, cultura, costumbres, etc.) y de la realización de un extractivismo sostenible de la selva amazónica.

Para el desarrollo de ambos cursos ha sido necesaria la utilización de una lancha de gasolina con la que se informó a los líderes de las comunidades ribereñas e indígenas de las fechas de realización. Además de la lancha se usaron dos barcos de diésel (uno propiedad de la Prelatura y otro alquilado) para desplazar a los líderes desde las comunidades ribereñas e indígenas a la ciudad de Tapauá.

La realización de este proyecto contribuye al desarrollo humano de las comunidades de Tapauá, cuyos derechos han sido violados en las últimas décadas. Las empresas que se dedican al extractivismo en la zona han invadido sus territorios y explotan a los ribeirinhos, haciéndoles trabajar en condiciones infrahumanas y con salarios injustos.

El equipo de ARCORES Perú inauguró y bendijo el pasado 19 de junio las nuevas 56 cocinas mejoradas instaladas en la comunidad de La Jayua, en Cutervo (Perú). El equipo fue recibido por las autoridades y personas de la comunidad, que esperaban con alegría a todos los responsables de ARCORES.

Una vez celebrada la eucaristía de acción de gracias, como pidió la comunidad, se desarrolló el programa previsto para la inauguración. Las autoridades, el presidente de la obra, el agente municipal y el teniente gobernador agradecieron la labor de la Red Solidaria Internacional en su comunidad. Por parte de ARCORES dirigieron unas palabras a la comunidad la contadora, el maestro de obra, el responsable de proyectos y el presidente.

Lo más notable de la celebración fue la bonita participación de los alumnos, quienes declamaron cuatro poesías y posteriormente representaron un pequeño teatro en el que mostraron la forma antigua de cocinar en tulpas y el adelanto que constituye las cocinas mejoradas instaladas por ARCORES. Fue un ejemplo práctico y muy bien representado por los niños.

La obra se ha llevado a cabo con la ayuda de ARCORES España y el Ayuntamiento de Arnedo, así como por ARCORES Perú. El proyecto ha tenido un coste total de S./52.310.00.