Durante este mes de julio, seis voluntarios de ARCORES en el Colegio Agustiniano de Madrid han colaborado como monitores en un campamento urbano organizado por las parroquias Santa Irene y San Bernabé del barrio de Vallecas.

Los monitores han escrito una crónica contando su experiencia:

«Durante este verano el grupo de Ecologistas con acento, de las parroquias Santa Irene y  San Bernabé, se ha transformado en una sala de cine, un parque acuático, una ruta por lo más emblemático de Europa, espacios donde aprender, convivir y respetar… Desde finales de junio y la primera mitad de julio, las dos parroquias se han unido para realizar un campamento urbano con infinidad de actividades.

El compromiso con el respeto al medio ambiente y aprender a dejar una huella positiva en la naturaleza han sido el hilo conductor del campamento. Alrededor de 45 niñas y niños han disfrutado este verano de diversión y aventuras, siempre con las medidas sanitarias adecuadas.Tras analizar la realidad del barrio se podía ver que hay pocos espacios en la zona donde los más pequeños pudieran vivir un verano diferente.

Las familias que han participado tenían realidades socioeconómicas distintas; unas han sufrido las consecuencias de la pandemia, otras necesitaban poder compaginar el trabajo con los meses de vacaciones, otras han considerado que los valores de nuestro campamento podrían contribuir positivamente en el crecimiento de los menores. Es importante ver lo necesario que es, para muchas familias a las que la crisis ha golpeado con más fuerza, el poder tener un espacio donde disfrutar y jugar durante este verano.

Durante esta quincena hemos disfrutado de gymkanas de agua y culturales, actividades deportivas, manualidades, juegos… Para hacer el calor del verano más llevadero hemos ido a la piscina dos veces a la semana; también hemos ido al cine, hemos visitado y jugado en el parque del Retiro y el Palacio de Hielo. También hemos realizado manualidades con el fin de aprender a reutilizar los desechos más comunes, como briks de leche, cajas, vasos… Por ejemplo, hemos fabricado instrumentos musicales con los que después amenizar una fiesta.

Como actividad estrella hicimos una visita al parque Europa, donde realizaron torneo láser y multiaventura con rocódromo y tirolinas. Para poner la guinda final del campamento, el último día comimos pizzas y jugamos al minigolf y a los bolos.

Hemos disfrutado de la participación de un grupo de jóvenes voluntarios de ARCORES, estudiantes del Colegio Agustiniano de Madrid. Su entusiasmo y motivación han posibilitado, junto al resto de coordinadores, que este campamento haya tenido esta fuerza. Al finalizar el campamento, muchas familias han agradecido el campamento,

 

Gema Benito, estudiante de último curso del Doble Grado en Estudios Internacionales y Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III, ha realizado sus prácticas curriculares de abril a junio en ARCORES. Benito ha colaborado durante 280 horas en estos meses, dentro de un convenio con su universidad.

En este tiempo, Gema Benito ha colaborado con diligencia y eficacia en diversos trabajos encomendados por ARCORES: elaboración de fichas de proyectos realizados entre 2017 y 2020 por ARCORES España, recopilación de información de proyectos e iniciativas sociales que actualmente tiene en marcha la red ARCORES Internacional y la realización de la evaluación intermedia del Plan Estratégico 2020-2022 de ARCORES España.

Esta última tarea le ha dado la oportunidad a Gema de conocer en detalle las áreas de trabajo de una organización de cooperación al desarrollo y acción social, al tiempo que ha dejado para ARCORES una herramienta de gran utilidad para lograr el cumplimiento de las metas de nuestro plan estratégico. Agradecemos a Gema Benito su compañerismo, constancia, capacidad de adaptación, autonomía en el aprendizaje y capacidad de trabajo. Deseamos que la experiencia que ha vivido en ARCORES sea provechosa para su futuro personal y profesional.

Descubre la experiencia de Gema Benito en este vídeo:

Durante este mes de junio, ha tenido lugar en el Colegio Agustiniano de Madrid una recogida de alimentos, dentro del convenio firmado por ARCORES y este centro con Cáritas Vicaría IV, de Vallecas. En total, se recogieron 1.800 kilos de alimentos, destinados al economato de Cáritas. Esta es la mayor recogida de productos de todas las que ha recibido Cáritas para este lugar. La organización pidió que se llevara especialmente aceite y leche, aunque también se recogieron otros alimentos no perecederos, como pasta, arroz, harina o azúcar.

Además, gracias a este acuerdo de colaboración, esta semana ha comenzado un campamento urbano con 45 niños, en el que colaboran como monitores seis voluntarios de ARCORES y el Colegio Agustiniano.

Emilio Ahuir, que acaba de terminar su voluntariado en el comedor Santiago Masarnau de Madrid, nos cuenta su testimonio:

«Llega otra vez el viernes. Pero esta vez no hay patatas que pelar ni conversaciones que me alegren la mañana. Desde el martes 1 estoy en Valencia, mi tierra.

Como fray José Manuel González Durán, responsable de voluntariado de ARCORES, nos dijo en la reunión de formación: No solo estamos cortando tomates, estamos ayudando a cientos de personas a que puedan comer, al menos ese día.

Mi voluntariado ha sido corto, tan solo unos meses, un día a la semana, pero me ha aportado mucho. Es cierto que, cuando ayudas, recibes más de lo que das. Aunque yo solo me he dedicado a pelar patatas y cebollas, y no he estado abajo entregando las bolsas de comida a las personas necesitadas, sentía que estaba ayudándoles de manera invisible.

Pero también sentía que lo que hacía me ayudaba a mí mismo. Siendo de Valencia, al vivir en Madrid, ha habido momentos que me he sentido muy solo y me ha ayudado mucho pasar la mañana llorando cortando cebollas o tomates mientras hablaba y reía con María Esther, Águeda y Paz. Las conversaciones con María Esther me han aportado mucho. Es una mujer con gran espiritualidad y humanidad y transmite serenidad.

Me alegro de haber formado parte de este grupo que se preocupa por los que no tienen qué comer, y van más allá de dar una limosna. Saludos para Montse y también para nuestro cocinero Mateo».

Mañana, día 25 de mayo, es el día de África. Por esta razón, desde ARCORES os invitamos a firmar este manifiesto por la dignidad para las personas migrantes, que REDES, plataforma de la que formamos parte, está difundiendo. Este manifiesto tiene por objetivo que se reconozcan los derechos fundamentales de los migrantes y apoyar sus reivindicaciones en materia de derechos humanos, regulación, vivienda y empleo digno.

Además, con motivo del día del continente africano, desde hoy y hasta el 29 de mayo, os recomendamos visitar una exposición de artistas africanos contemporáneos en la calle Laurel, 6 de Madrid (metro Embajadores).