La Fundación Lealtad ha concedido su sello certificado de ONG Acreditada a ARCORES España. La Red Solidaria Internacional ha superado el proceso de la Fundación para obtener este reconocimiento, que acredita a ARCORES España como una organización trasparente y acorde a sus ideales.

El sello de ONG Acreditada de la Fundación Lealtad es un distintivo único en España que identifica a las ONG que cumplen íntegramente los 9 Principios de Transparencia y Buenas Prácticas. Su objetivo es reforzar la confianza de los donantes en las ONG y contribuir a que su donación sea eficaz. La acreditación de la Fundación Lealtad parte de un análisis que solicitan voluntariamente las propias organizaciones y que comprende más de 40 indicadores.

La Fundación Lealtad acredita a asociaciones y fundaciones de acción social, cooperación al desarrollo, ayuda humanitaria, investigación científica asociada a la salud y/o medioambiente. Son entidades de diverso tamaño que desarrollan proyectos de atención a la infancia, mujeres, personas con discapacidad, inmigrantes y refugiados, personas mayores, etc. Trabajan en diferentes ámbitos como la salud, la educación, la integración laboral y el voluntariado, entre otros.

Para ARCORES España, este sello certificado aporta un valor diferencial como entidad comprometida con los estándares de gestión más exigentes. Te ayudará a trasladar tu compromiso con la transparencia y a lograr más apoyos y aprovechar nuevas oportunidades. Asimismo, para los donantes aporta claridad y un plus de confianza para donar a las ONG. Además, da respuesta a las expectativas actuales de la sociedad marcadas por unos mayores niveles de exigencia sobre la transparencia y el funcionamiento de las ONG.

La asamblea de socios de ARCORES España aprobó este jueves el plan estratégico de la Asociación para el período 2020-2022. Los socios ordinarios y colaboradores se reunieron de forma virtual para celebrar la asamblea en la que además se aprobaron la memoria de cuentas y la memoria de actividades de 2019.

El documento de plan estratégico cuenta con cuatro objetivos principales, que van acompañados de metas e indicadores para alcanzarlos. Los objetivos son: impulsar el cumplimiento de los ODS -especialmente los puntos relativos a pobreza extrema, salud básica, educación, acceso al agua, protección de la infancia y acción por el clima-; promover la conversión personal e institucional para construir un mundo de paz, justicia y bienestar; consolidar la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES; y conseguir la sostenibilidad económica e institucional al servicio de la misión.

La asamblea también votó favorable a la memoria de cuentas, que en 2019 dejó un balance de cero euros. Los gastos y los ingresos fueron idénticos el pasado año: 926.712,63 euros. En este sentido, el tesorero de la entidad, Javier Ojeda, explicó el origen y destino de los fondos recibidos y entregados. Asimismo, se aprobó la memoria de actividades de ARCORES España que recoge lo relativo a socios, voluntarios, apadrinamientos, proyectos sociales y labor en las delegaciones de la asociación durante 2019.

La asamblea estaba prevista que fuera celebrada el 14 de marzo de forma presencial en Madrid, pero tuvo que ser suspendida por las medidas de prevención contra el coronavirus. Finalmente se decidió celebrarla de forma virtual.

El nuevo informe “Conecta Pobreza” de la campaña ‘Enlázate por la Justicia’ recuerda que la industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolífera. Este informe cierra un ciclo de cinco estudios que han analizado el impacto de nuestros hábitos de consumo y estilos de vida en el planeta y en la vida de las personas y que en plena crisis del Covid-19 urge abordar.

Ante la próxima celebración del Día Mundial del Medio Ambiente y en pleno 5º Aniversario de Laudato si’ e inicio del Año Laudato si’, las organizaciones católicas de ENLÁZATE POR LA JUSTICIA presentan su último informe y culminan el ciclo “Conecta Pobreza” con el que desde hace más de un año analizan en profundidad cómo afecta al planeta y a las personas nuestros hábitos de consumo y estilos de vida como son el agua, los alimentos, los teléfonos móviles, y los transportes y la energía y que, en plena crisis de la Covid-19 urgen abordarse.

En esta ocasión se analiza la industria de la moda, destacando que es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolífera. El algodón utiliza el 10% de todos los pesticidas que afectan al planeta y el 2,4% de las superficies cultivables. Confeccionar unos pantalones vaqueros requiere 7.500 litros de agua y el 20% de los tóxicos que se vierten al agua proceden de la industria textil.

Estos son algunos de los datos recogidos en el nuevo y último informe “Conecta Pobreza” de la campaña “Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza liderada por «Enlázate por la Justicia» –Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el  Desarrollo Solidario)—, en el que se analizan los impactos sociales y ambientales del sector textil a través de las cinco etapas del ciclo de vida de la ropa, constituido por la extracción de materias primas, la producción de tejidos y su confección, el transporte, el consumo y residuos generados.

Tal y como resalta el número 203 de Laudato si’, “el consumismo obsesivo es el reflejo subjetivo del paradigma tecnoeconómico“. Esto es así porque “el mercado tiende a crear un mecanismo consumista compulsivo para colocar sus productos” y”las personas terminan sumergidas en la vorágine de las compras y gastos innecesarios.”. Como si de una denuncia profética se tratara, advierte en el punto 204 que “la obsesión por un estilo de vida consumista, sobre todo cuando sólo unos pocos puedan sostenerlo, sólo podrá provocar violencia y destrucción recíproca” para recomendar en el punto 215 “prestar atención a la belleza y amarla nos ayuda a salir del pragmatismo utilitarista”.

Costes sociales y ambientales

El 80% del personal laboral en la industria textil son mujeres. Suelen comenzar el trabajo con catorce años, tienen jornadas de trabajo entre 12 y 14 horas y con suerte disponen de un día libre a la semana o una semana de vacaciones al año. Sus sueldos no permiten cubrir las necesidades básicas y además se exponen al riesgo de sufrir distintas afecciones de salud por el uso de los tintes utilizados en los procesos de confección.

Bangladesh junto con la India y Camboya son los mayores exportadores de textil del mundo. La consecuencia de esta deslocalización de la producción, desde el punto de vista medioambiental, es el incremento en los requerimientos del transporte, lo que supone un aumento de las infraestructuras y de la contaminación, haciendo que por ejemplo, las camisetas que llegan cada día para su venta en la UE recorran un camino que las lleva a pasar hasta por siete países emitiendo millones de toneladas de CO2 en el transporte de las mismas.

Además, el modelo de “moda rápida” que ofrece el sector, favorece cambios constantes de colecciones a bajos precios y alienta a comprar y desechar ropa frecuentemente. Es un negocio que incentiva un consumismo de necesidades desproporcionadas, haciendo que compremos hasta 13 veces al año y que el 40% de lo que compramos no lleguemos a utilizarlo nunca.

Por último, este modo de consumo de moda aumenta la generación de residuos. En España, cada persona se desprende de siete kilos de ropa por año, lo que supone el 10-15% de los residuos de los vertederos.

Soluciones existentes

Desde “Enlázate por la justicia” se recurre a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, promovidos por la Agenda 2030, que son un llamamiento a la ciudadanía, empresas y gobiernos para que tomen medidas que permitan acabar con la pobreza, proteger el medio ambiente y garantizar una vida plena y de paz a todas las personas. En concreto nos invita a centrar nuestra mirada en los Objetivos 12, 13 y 15. ODS 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. En primer lugar, para lograr crecimiento económico y desarrollo sostenible, es urgente reducir la huella ecológica mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos. El consumo responsable en el sector de la moda es indispensable para no agotar ni dilapidar los recursos del planeta y contribuir a una mayor justicia social. ODS 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. El sector textil tiene un rol principal, sobre todo enfocado en los procesos de producción y distribución, ya que representa un 8% de las emisiones globales, emite tanto CO2 como Rusia. Por eso, es importante el reconocimiento del sector de su responsabilidad y una declaración sobre su trabajo para revertir la situación actual y planificar un futuro realmente sostenible. ODS 15: Enfocado al uso sostenible de recursos naturales frente al incorrecto uso del suelo y la consiguiente pérdida de biodiversidad. La degradación del suelo debido a la deforestación, a la sobre explotación y a una mala gestión de los residuos y vertidos, continúa en ascenso. El sector privado y en concreto el sector textil, juega un papel protagonista para alcanzar este objetivo, no solo impactando sobre ecosistemas y hábitats terrestres en las operaciones de la empresa, sino también respetando la normativa medioambiental de los países en los que opera e integrando la conservación de la diversidad biológica en su estrategia de negocio.

Además de otros marcos legales y de sellos de comercio justo que certifican que ciertos productos se elaboraron de acuerdo con algunos principios sociales o ambientales, la Directiva europea de residuos impulsa la transición hacia una economía circular que potencie la competitividad global de la UE, el crecimiento económico sostenible y genere empleo.

La economía circular, inspirada en el modelo cíclico de la naturaleza, es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad y el cuidado medioambiental y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales, los recursos y materias primas, se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, reduciendo así al mínimo la generación de residuos, frente a la economía lineal, basada en el “usar y tirar” (extracción, fabricación, utilización y eliminación).

Las Agustinas Recoletas Contemplativas de Kenia ya están trabajando con el nuevo vehículo para el transporte de agua, adquirido gracias a la colaboración de ARCORES España. La Red Solidaria Internacional apoyó económicamente el proyecto de las religiosas con el envío de 3.000 euros. Con esta aportación y los fondos propios de la Federación de conventos de Agustinas Recoletas de España se ha conseguido la compra de la furgoneta que, desde hace algunas semanas, se encarga del transporte de agua del pozo de las monjas a los beneficiarios.

Una vez las Agustinas Recoletas descubrieron el pozo de agua y comenzaron su extracción, iniciaron un proceso para hacer llegar el líquido a un precio reducido a las personas más vulnerables. El servicio de distribución de agua a Machakos y a Nairobi empezó siendo una vez a la semana y se hacía en el propio vehículo del convento que las monjas utilizan para las compras semanales y para su propio trasporte al médico, a realizar gestiones, etc.

No tardó mucho en aumentar el ritmo de distribución a dos veces por semana y ya en 2019 casi todos los días se hacían transportes, algunos días hasta 6 ó 7 viajes. El vehículo del convento es un vehículo robusto, pero la carga de bidones de agua que soporta en cada viaje y el estado de las carreteras keniatas fueron deteriorando su mecánica.

En junio de 2019, las Monjas Agustinas Recoletas realizaron una solicitud de ayuda para la compra de un camión que facilitara las labores. El precio definitivo del vehículo -de segunda mano- fue en torno a 19.500 euros.

La furgoneta está haciendo su servicio desde diciembre de 2019, aunque todavía a esa fecha necesitaba unos hierros dentro para que las garrafas del agua no golpeen en las curvas y vayan más seguras en el transporte. Gracias al acondicionamiento de esta furgoneta, las monjas han podido compatibilizar el transporte de los packs de agua embotellada, con el trasporte de los voluntarios y las tareas propias del convento.

Actualmente, a causa de la cuarentena decretada en Kenya por la pandemia del COVID19, las monjas están distribuyendo muy poca agua. Solo se hace para los encargos que se reciben de entidades con el permiso del gobierno. Sin embargo, las monjas han incrementado la distribución de agua gratuita en Wote, tanto de personas que se acercan a buscarla, como utilizando el remolque con depósito.

La Semana Laudato Si’, es una celebración de una semana en honor de la encíclica del Papa Francisco sobre la ecología y el cambio climático, que tendrá lugar del 16 al 24 de este mes, de forma virtual. El Papa Francisco ha animado a los fieles a participar en la Semana Laudato Si’ a través de un mensaje de video.

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano invita a los católicos a participar en esta semana que «inaugura un camino de transformación de un año de duración, a medida que atravesamos la crisis del momento actual, rezando, reflexionando y preparándonos juntos para un mundo mejor en el futuro».

Las enseñanzas de la encíclica están particularmente vigentes en el contexto del coronavirus, que ha paralizado muchas regiones del mundo. La encíclica Laudato Si’ ofrece una visión para construir un mundo más justo y sostenible.

Como destacada colaboradora de esta iniciativa global, la red «Enlázate por la Justicia» -de la que ARCORES España forma parte- invita a todas las personas a acompañarnos junto con los católicos de todo el mundo mientras atravesamos esta crisis y construimos juntos un mundo mejor.

Durante el último año, «Enlázate por la Justicia» ha mantenido sus espacios de reflexión y celebración conjunta y ha promovido los valores y principios de la encíclica Laudato Si’, destacando las conexiones entre nuestros hábitos de vida y la degradación producida tanto a nivel ambiental como social, especialmente su impacto en la vida de las comunidades más empobrecidas. Al mismo tiempo hemos conectado con la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) para celebrar conjuntamente los eventos del Sínodo para la Amazonía, apoyando la denuncia de las comunidades de esta región en 13 casos de vulneración de sus derechos humanos. Durante la Semana Laudato Si’, «Enlázate por la Justicia» continuará su liderazgo en ecología integral.

Todos los católicos están invitados a participar, del 16 al 24 de mayo, en cursos de capacitación interactivos y talleres en línea. La Semana Laudato Si’ terminará el domingo 24 de mayo, con un día mundial de oración al mediodía, hora local.

Desde«EnlázateporlaJusticia» estamos experimentando en estapandemiadelCovid19 nuestra fragilidad, interconexión e interdependencia. El sufrimiento que hoy nos afecta a unas personas, mañana afectará a otras y, por ello, también debemos compartir los conocimientos, recursos y medios para reforzar los lazos de cooperación universal que manifiestan la fortaleza de nuestra conexión. El resurgimiento de unos países debe ser esperanza futura para otros si ejercemos la solidaridad. El tema de la Semana Laudato Si’ es «todo está conectado». En su mensaje de video, el Papa Francisco pidió a los católicos que pensemos en el futuro de nuestra casa común:

«¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo? Motivadoporestapregunta,quisierainvitarlosaparticiparenlaSemana LaudatoSi’del16al24de mayo de 2020. Es una campaña global en ocasión del quinto aniversario de la carta encíclica Laudato Si’ sobre el cuidado de la casa común. Renuevo mi llamado urgente a responder a la crisis ecológica. El clamor de la Tierra y el clamor de los pobres no dan para más. Cuidemos la creación, don de nuestro buen Dios Creador. Celebremos juntos la Semana Laudato Si’. Que Dios los bendiga y no se olviden de rezar por mí».

La Semana Laudato Si’ está auspiciada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano y liderada por un grupo de colaboradores católicos. Más información en LaudatoSiWeek.org/es

 

El centro de acogida e integración social Santiago Masarnau ha sido la segunda obra social beneficiada por la campaña ‘Red de Solidaridad contra el coronavirus’. ARCORES España ha entregado una ayuda de 900 euros al centro -perteneciente a la Sociedad de San Vicente de Paul- para la compra de alimentos de mayo.

La entidad, perteneciente a REDES, está ubicada en el barrio madrileño de El Batán. El centro ofrece servicios y talleres para la integración sociolaboral, así como atención básica. Entre sus funcionalidades cuenta con un comedor social que ofrece servicio de desayuno, de comida y bolsas de cena. La media anual es de algo más de 200 personas solo en el servicio de comidas. Cuando comenzó el estado de alarma en España, el centro siguió repartiendo comidas, preparadas en bandejas higiénicas que se entregan para llevar a los beneficiarios. El servicio se ha podido mantener gracias a voluntarios del centro que se ofrecieron a seguir prestando el servicio, preparando las bandejas cerradas y entregándolas.

El centro se sostiene para dar de comer con donaciones de alimentos entre otros del Banco Alimentos, que ahora no da abasto. Otra fuente regular es la recaudación mensual de la asociación de «La Medalla Milagrosa» que llevan Hijas de la Caridad y al que pertenecen muchas señoras mayores. Este grupo ya en marzo no recaudó porque están en sus casas confinadas. En abril tampoco y no se sabe si en mayo podrán hacerlo.

El resultado es que están previendo un creciente número de usuarios por el alargamiento del confinamiento y carecen de la entrada regular de la Medalla Milagrosa. La media de gasto alimentario en productos que hay que comprar porque no se reciben de donaciones, principalmente carne y pescado congelados, es unos 900 euros mensuales.

Por este motivo, ARCORES España ha considerado necesario apoyar al centro de la Sociedad de San Vicente de Paul con lo recaudado en la campaña de donaciones por el coronavirus. Asimismo, ARCORES estudiará continuar la ayuda en junio y julio para que el comedor tenga cómo seguir dando de comer sin depender necesariamente de otras aportaciones.

El programa de atención Integral a adolescentes embarazadas, que ARCORES desarrolla en Bajos de Haina (República Dominicana) con la financiación del Ilustre Colegio Oficial de médicos de Madrid, continúa atendiendo durante el toque de queda a más de 20 adolescentes embarazadas en situaciones de precariedad social y familiar.

El proyecto está realizando  seguimiento via telefónica a las embarazadas inscritas, y está poniendo especial dedicación en que las embarazadas se protejan y protejan a su entorno familiar de contagios por el coronavirus. La Dra. Belquis y su equipo han elaborado unas sencillas fichas a tal efecto y las han distribuido a las chicas via telefónica acompañadas de un seguimiento y recordatorio al respecto.

También les han sido dadas instrucciones para que, en caso de necesidad, acudan a un hospital público por algún dolor o inconveniente, ya que el Dispensario médico San Agustín de Bajos de Haina, donde se desarrolla el proyecto, está cerrado por orden del gobierno.

Está situación de confinamiento y paralización de la actividad económica también está repercutiendo gravemente en estas chicas y sus bebés.  En su mayoría son chicas de entornos familiares pobres, en los que la comida se ha de buscar en las calles diariamente, mediante el trabajo informal. Para paliar esta situación de escasez de alimentos en las casas, el proyecto ha hecho una distribución de bolsas de comida con las que pueden disponer de la alimentación básica.La entrega se realizó los días 31 marzo y 1 abril y fue realizada por un equipo de voluntarios coordinado por el responsable del proyecto, el agustino recoleto Cruz Echeverría.

Fichas repartidas a las adolescentes embarazadas

Coincidiendo con el Día la Tierra, las entidades católicas de ENLÁZATE POR LA JUSTICIA proponen y secundan soluciones creativas ante la crisis global planteada con el Covid-19 y denuncian vulneraciones de derechos y libertades sociales en todo el planeta, amparados por los estados de alarma decretados

La pandemia del coronavirus ha hecho que seamos más conscientes de la fragilidad y vulnerabilidad humanas. En estos momentos de crisis, las instituciones que integramos “Enlázate por la Justicia” transmitimos nuestro aliento a las familias que han sufrido la pérdida de seres queridos y todas aquellas que aún se encuentran luchando en los hospitales y nos solidarizamos con su dolor. Agradecemos a todos los profesionales y voluntarios que trabajan para salir de esta situación, a los que garantizan los servicios esenciales y a todas las personas que hoy, aún en estado de alarma, permanecen de manera responsable en sus casas.

Nos parecía estar a salvo de todas las noticias negativas: guerras, hambre, catástrofes naturales, incluso las epidemias, las sufrían siempre otras personas gracias a unos medios económicos y técnicos que nos ayudaban a resolver todos los problemas. Tal y como nos ha recordado el Papa recientemente “no nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo”.

Esta crisis ha acentuado el valor de la vida humana, estremeciéndonos ante cada cifra de fallecidos y haciéndonos conscientes del cuidado que necesitan aquellas personas que son más vulnerables. Intuimos que un sentimiento de hermanamiento universal ha recorrido todo el planeta y deseamos que este confinamiento temporal haya supuesto un verdadero cambio en nuestras vidas y en nuestra percepción del mundo y que por fin seamos conscientes de que somos una única familia humana conviviendo en un único planeta.

Esta pandemia universal ha hecho que resuene en nosotros con más fuerza que nunca el mensaje de Laudato si´ y de Querida Amazonía “Todo está conectado”: Así como los distintos componentes del planeta –físicos, químicos y biológicos– están relacionados entre sí, también las especies vivas conforman una red que nunca terminamos de reconocer y comprender (LS 138).

Estamos experimentando en esta crisis nuestra fragilidad, interconexión e interdependencia. El sufrimiento que hoy nos afecta a unas personas, mañana afectará a otras y, por ello, también debemos compartir los conocimientos, recursos y medios para reforzar los lazos de cooperación universal que manifiestan la fortaleza de nuestra conexión. El resurgimiento de unos países debe ser esperanza futura para otros si ejercemos la solidaridad.

VULNERACIÓN DE DERECHOS

Ante nuestros hospitales saturados, podemos experimentar vagamente lo que en otros países se vive a diario: morir de enfermedades por no tener médicos, medicinas o condiciones higiénicas suficientes. Cuando hemos temido no encontrar alimento en los supermercados, hemos podido intuir la situación de otras personas que diariamente no tienen el alimento necesario.

Necesitamos promover el estado de derecho, instituciones eficaces y transparentes y proteger las libertades fundamentales para salir con bien de la crisis del COVID-19. Por eso denunciamos que las medidas adoptadas por los Estados en la atención y contención del virus generan situaciones propicias a los gobiernos para vulnerar derechos y libertades sociales e individuales fundamentales y eludir la necesaria transparencia y rendición de cuentas.

Nos preocupa la gestión de la emergencia en numerosos países para garantizar el confinamiento, que al mismo tiempo está sirviendo para la represión y el control del territorio. Nos preocupa la inseguridad y violación de los derechos humanos de los migrantes sometidos a una mayor contención migratoria y el rechazo provocado por el miedo al contagio, la falta de garantía de una seguridad alimentaria, la falta de control sobre la especulación con los precios de los alimentos básicos y el desabastecimiento, así como la violencia social que provocará la incapacidad del confinamiento de los sectores que necesitan un ingreso diario.

No queremos que nuestra propia experiencia del COVID-19 nos impida mirar y trabajar contra los estragos que la pandemia ya está causando en los países empobrecidos, que viven en “estado de alarma” casi permanente. La crisis del coronavirus pone de manifiesto las desigualdades entre países y hoy más que nunca somos conscientes de que hay cosas que no se pueden someter a la lógica del mercado: el valor de la vida humana, la protección de todo ser humano, la universalidad de la sanidad y el cuidado de las personas más vulnerables y del planeta.

COOPERACIÓN Y MEDIO AMBIENTE

Desde “Enlázate por la Justicia” no queremos que esta crisis y estado de alarma pongan en segundo plano la Emergencia Climática que vivimos y que se retroceda en los tímidos pasos que gobiernos e instituciones nacionales e internacionales estaban dando para proteger el planeta de su deterioro y su efecto en las personas. Un daño causado, casi siempre, por modos injustos e insostenibles de comprender la economía, el bienestar y el crecimiento.

Debemos seguir apostando por una ecología integral, que entiende la preservación del planeta como parte intrínseca de nuestra condición humana. Necesitamos perseverar en la defensa del planeta y las iniciativas puestas en marcha por la Unión Europea como el Green Deal o a nivel estatal con la próxima Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Tenemos que intensificar nuestros esfuerzos individuales y comunitarios, nacionales e internacionales, para lograr un desarrollo sostenible cuidando no dejar a nadie atrás y perseverar en alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030.

Desde “Enlázate por la Justicia” nos unimos al papa Francisco para solicitar a los gobernantes de la Unión Europea y del resto del mundo soluciones creativas ante esta crisis;[1] como la condonación de la Deuda Externa de los países empobrecidos altamente endeudados, el cese de los conflictos armados y del comercio de armas y la propuesta del salario universal[2].

Las organizaciones que formamos esta alianza y desarrollamos la campaña “Si cuidas el planeta, combates la pobreza”, renovamos nuestro compromiso por trabajar con más ahínco en la justicia universal, en la atención a las personas más vulnerables, en la cooperación mundial, en la defensa de los derechos humanos, en el desarrollo sostenible y en el cuidado de nuestro planeta para afrontar la crisis del sistema que nos ha planteado el Covid-19.

[1] MENSAJE URBI ET ORBI del Papa Francisco (12/4/2020)

[2] CARTA DEL PAPA FRANCISCO A LOS MOVIMIENTOS POPULARES (12/4/2020)

ARCORES España puso en marcha el pasado 25 de marzo dos iniciativas solidarias para hacer frente al coronavirus. Por un lado, la campaña ‘Una carta de esperanza’ que invita enviar una carta a los enfermos de coronavirus ingresados en los hospitales. Más de 30 enfermos de los hospitales de Madrid han recibido hasta ahora una carta escrita por un socio, padrino o colaborador de ARCORES. Por otro lado, lanzó la campaña ‘Red de Solidaridad contra el Coronavirus’ para ayudar económicamente a las instituciones solidarias que prestan un servicio a las personas sin hogar.

Gracias a la generosidad de los socios y colaboradores, ARCORES España envió este lunes 6 de abril la primera ayuda de la Red de solidaridad contra el coronavirus: 6.900 euros a la Casa Madre de Dios de Granada.

La Casa Madre de Dios de Granada pertenece a la Fundación Pía Autónoma Casas Diocesanas de Acogida de la Diócesis de Granada. La Fundación se dedica a la atención a personas en situación de grave riesgo de exclusión social que carecen de recursos económicos y hogar, y presentan problemas de adicciones.

El objetivo que persigue esta obra social es la promoción del conocimiento, la comprensión y la atención, por parte de la sociedad en general, y de la comunidad cristiana en particular, de los problemas que sufren estas personas. La casa Madre de Dios necesita en estos momentos, a causa de la crisis sanitaria y social del coronavirus, una ayuda urgente debido a que por el Estado de Alarma se ha hecho cargo de 23 indigentes que están pasando su confinamiento en la casa, además de todos los que ya residían allí y estaban siguiendo sus distintos programas de rehabilitación, desintoxicación, atención a indigentes mayores, etc.

La ayuda de ARCORES España permitirá que la Casa Madre de Dios pueda sufragar los gastos diarios que supone tener acogidos a estos 23 indigentes durante estas semanas de confinamiento. ARCORES España viene colaborando de forma regular desde finales de 2019 con 17 voluntarios que semanalmente colaboran en la Casa Madre de Dios en distintos servicios como: conserjería-portería; lavandería o servicio de comidas. Debido al confinamiento, los voluntarios han tenido que dejar de prestar su servicio temporalmente, pero ARCORES sigue apoyando este servicio de primera necesidad en Granada mediante esta ayuda económica.

Por unos cuantos meses el nombre del pequeño poblado de Llasavilca (Cajamarca, Perú) estuvo en la negociación de varias empresas españolas con la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES. El motivo fue para encontrar el mejor lugar para construir un invernadero en Perú. Se trataba del trabajo en equipo de la Fundación ITER, la Universidad Politécnica de Madrid y ARCORES. El beneficiado sería Fermín Monteza, un campesino dueño del terreno de Llasavilca.

Empezar con el trabajo tomó un tiempo. Y se hizo por etapas. Sobre, ello, Ángel Herrán, presidente de ARCORES Perú, explica: «El 30 de abril de 2019 llegó de España Paco Alonso, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid para constatar in situ la conveniencia o no de instalar el invernadero. Visto el terreno que le presentamos y la garantía de ARCORES le pareció bien la propuesta y la presentó en España. Y fue aceptada por la Fundación ITER». Luego llegaron Laura López Cortijo y Laura López Herreros, dos ingenieras alumnas de la Universidad Politécnica de Madrid, para dirigir el trabajo e instalar la infraestructura del invernadero.

Las dos ingenieras han hecho un trabajo magnífico. No solo se han dedicado al invernadero, sino que han sabido hacerse querer por los vecinos del pueblo de Llasavilca. Igualmente, sin descuidar su trabajo, han colaborado con los frailes de la comunidad de Santa Mónica de Chota. La obra se terminó en febrero de 2020 y se entregó inmediatamente a Fermín Monteza, el primer beneficiado de este proyecto que pretende continuar. Él y su familia fueron capacitados para seguir con la administración del invernadero. Los pimientos y los tomates ya estaban crecidos esperando madurar y ofrecer sus primeros frutos.

La inauguración se hizo al estilo peruano: la bendición, romper la botella de champagne, el discurso de agradecimiento y la comida. La bendición estuvo a cargo del obispo prelado de Chota, Mons. Fortunato Pablo Urcey, quien estuvo arropado por la comunidad de religiosos agustinos recoletos de Chota. Hoy el invernadero ya muestra sus frutos. Deliciosos tomates y pimientos que son apreciados por los vecinos del pueblo de Llasavilca y de Chota.