Cancha Centro Esperanza

El Consistorio de Valladolid ha otorgado una ayuda de 21.466,47 euros al proyecto «Promoción integral y defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en el Centro Esperanza de Tapauá, en Amazonas, Brasil. Fase II». El objetivo de este programa es prevenir el abandono escolar, la explotación infantil y laboral y los problemas causados por el alcohol o las drogas.

Con esta aportación del Ayuntamiento de Valladolid, se mejorarán las infraestructuras del centro, ya que se construirán canalones en los edificios y unos baños para niños discapacitados. Además, se reforzará el trabajo con las familias, contando con una psicóloga y una orientadora social.

La Prelatura de Lábrea creó el Centro Esperanza en Tapauá en 1998 para jóvenes de entre 9 a 18 años y les ofrece espacios recreativos, formativos y de alimentación. De esta forma, se reduce el tiempo que los jóvenes sin recursos de esta zona pasan en la calle. En total, se acoge a 180 menores.

Una vez que los niños, niñas y adolescentes salen de la escuela, acuden al Centro Esperanza de Tapauá para la realización de las actividades, bien en turno de mañana o en el de tarde. Allí, se les ofrece una comida al día a todos los estudiantes, que en muchas ocasiones es la ingesta más nutritiva que realizan. También garantizan su escolarización y se les da apoyo escolar a aquellos menores con problemas de aprendizaje. Por último, se llevan a cabo talleres, actividades culturales y deportivas y celebraciones de días señalados.

Cocinera haciendo la comida-1

Obras sociales en Venezuela

El Ayuntamiento de Valladolid ha concedido una ayuda de 4.881,63 euros para las obras sociales en La Pastora, en Caracas, dentro del programa «Unidos con Venezuela», que ARCORES comenzó en otoño de 2017.

El proyecto tiene como fin garantizar el derecho humano fundamental de acceso a la alimentación y la lucha contra la desnutrición infantil (ODS 2), el derecho a la salud (ODS 3) y el derecho a una educación de calidad (ODS 4), y se desarrollará de agosto a noviembre de 2022.

Casi 1.500 beneficiarios

La ayuda irá destinada a cuatro obras sociales (un consultorio médico, un comedor social, otro escolar y un centro comunitario) que atienden a 1.450 personas al mes.

En el consultorio médico se ofrecerán las especialidades de medicina general, dermatología, odontología, ginecología, psicología, pediatría y laboratorio, y se repartirán las medicinas pertinentes a 1.000 personas de escasos recursos. En este centro, que cuenta con cinco empleados, colaboran 21 médicos especialistas voluntarios.

Ayuntamiento ValladolidAlimentos para ancianos y niños

En el comedor social, 12 voluntarios, junto con el responsable de la obra social, comprarán alimentos y cocinarán para proporcionar un almuerzo a 300 personas, principalmente ancianos y niños.

Igualmente, en el comedor escolar del colegio San Judas Tadeo, cuatro personas voluntarias, junto con el responsable del comedor, se encargarán de repartir el desayuno al alumnado del colegio San Judas Tadeo.  Por la pandemia, las actividades presenciales están suspendidas actualmente, por lo que se entregarán paquetes quincenales a 60 beneficiarios y sus familias.

También en el centro comunitario once voluntarios, junto con el responsable de la obra social, cocinarán para los menores que aquí acuden.

De esta forma, ARCORES da respuesta a la profunda y prolongada crisis que sufre Venezuela desde 2014, y que se ha visto agravada por la pandemia del covid-19. Los niveles de hiperinflación se encuentran entre los más altos del mundo, con una deuda externa que no puede pagar, con la industria petrolera colapsada y con graves problemas de abastecimiento de los bienes más básicos (alimentos, medicamentos y energía).

Hombre llevando chapa galvanizada en Filipinas

Ayuda de 10.000 euros

El Ayuntamiento de Valladolid ha concedido 10.000 euros para proporcionar, a través de ARCORES una ayuda de emergencia en Filipinas, como consecuencia de la catástrofe natural sobrevenida por el paso del tifón Rai, con especial repercusión negativa en las comunidades más pobres y vulnerables del país y que requiere de una actuación asistencial urgente.

Entre los días 16 y 18 de diciembre de 2021, el tifón Rai cruzó de este a oeste nueve islas filipinas, con vientos de casi 200 kilómetros por hora. El balance fue de centenares de fallecidos y personsa heridas y más de 630.000 desplazados, según Naciones Unidas. El tifón ha causado importantes daños en viviendas e infraestructuras de las islas. La rapidez con la que se intensificó la tormenta superó todas las predicciones en un tipo de catástrofes naturales.

Logo Ayuntamiento ValladolidLos beneficiarios de este proyecto son personas con escasos recursos y en situación de extrema vulnerabilidad, con necesidad urgente de alimentos y agua, aquellas personas que han perdido sus viviendas en el barangay Rifal en la ciudad de San Carlos (Negros), víctimas también de la inundación producida a principios de 2021  en la isla de Palawan, y los indígenas de la tribu Tablanhon Bukidnon en la isla de Negros, colectivo que queda sistemáticamente fuera de las ayudas de las autoridades.

Arroz y otros alimentos

En los próximos seis meses, a través de este proyecto, se continuarán repartiendo paquetes de arroz y otros alimentos a las familias afectadas y  se rehabilitarán casas y negocios dañados por el tifón en las Ilas de Negros, Cebú, Palawan, Bohol y Mindanao, todas ellas en la provincia de Visayas.

ARCORES tiene presencia en los tres estados de Filipinas, Luzón, Visayas y Mindanao, lo que favorece su capacidad logística. Para dar respuesta al efecto del tifón Rai, se han activado los nodos de ARCORES localizados en la provincia central de Visayas. Para la presente intervención de emergencia, está contando, además, con el apoyo de la Universidad San José-Recoletos, en Cebú, la Universidad de Negros Occidental-Recoletos y el Colegio Santo Tomás de Recoletos, ambos en Negros, el proyecto de ARCORES Filipinas Resource Handumann, las Fraternidades Seglares Agustinas Recoletas, las Monjas Agustinas Recoletas y «Detente y ayuda» (DYA).

olla zulia 1

El consistorio de Valladolid ayudará a la población venezolana con 7.905,60 euros, a través de ollas solidarias. El proyecto tiene como fin garantizar el acceso a la alimentación y la lucha contra la desnutrición infantil, como respuesta a la profunda y prolongada crisis que sufre el país desde 2014, desembocando en un alto porcentaje de casos de desnutrición tanto en población adulta como infantil.

El proyecto se desarrollará hasta enero de 2021 y beneficiará a 1.077 personas, de las cuales 492 son niños y jóvenes y 585 son adultos de las ciudades de Tamare y Maracaibo, en el estado de Zulia. El programa se enmarca dentro del Programa «Unidos con Venezuela», que comenzó ARCORES en otoño del 2017 y que sigue vigente en la actualidad.

Las personas responsables en cada iglesia y parroquia serán las encargadas de comprar los alimentos necesarios para poder garantizar una alimentación sana y equilibrada a las personas en situación de vulnerabilidad y/o desnutrición. Esta compra de alimentos se realiza cuando existe abastecimiento en las tiendas. Por la situación que vive Venezuela, es complicado encontrar tiendas que estén abastecidas todos los días.

Tras la compra de alimentos, varias personas se encargan de cocinar y adecuar la alimentación a una dieta sana y equilibrada en nutrientes y vitaminas para mejorar la situación alimenticia que viven las personas que son atendidas en estas ollas solidarias. Normalmente cada persona trae su recipiente para ser llenado con la comida elaborada en cada olla solidaria. El seguimiento y acompañamiento del proyecto lo realizan los Agustinos Recoletos junto con ARCORES España y ARCORES Venezuela.