Las redes agustinas recoletas ARCORES y EDUCAR han puesto en marcha un ambicioso plan de protección del menor durante este año en los diez centros educativos agustinos recoletos de España

Dentro de su compromiso con la educación y la formación de los menores, la Orden de Agustinos Recoletos ha presentado este viernes el Plan de Protección del Menor que ha comenzado a implantarse en los diez centros educativos agustinos recoletos de España. La Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES y la Red Educativa Internacional Agustino Recoleta EDUCAR han desarrollado este ambicioso plan que pretende crear en sus centros espacios seguros.

En un encuentro informativo en el Colegio Agustiniano de Madrid, el consejero general de la Orden de Agustinos Recoletos y presidente de ARCORES y EDUCAR, P. Antonio Carrón, ha afirmado que este plan “busca dar un paso más en la educación integral que ofrecemos a nuestros alumnos”. En este sentido, Carrón ha asegurado que, incluso el Papa Francisco en su última exhortación Christus Vivit, ha pedido trabajar en esta línea y “hacer autocrítica”.

El objetivo del Plan de Protección del Menor es implantar la cultura del buen trato en la comunidad educativa. De esta forma, se busca incrementar la concienciación en los alumnos, las familias y el personal de los centros para que sean capaces todos de prevenir de forma efectiva los posibles casos de maltrato o abuso en las aulas o fuera de ellas.

El Plan es un proyecto sistematizado; un proceso que incluye formación y educación en el buen trato. Para ello, se trabaja en red entre ARCORES, EDUCAR y todos los centros educativos, así como con otras organizaciones como el Centro de Protección de Menores de la Universidad Pontificia Gregoriana, que se encarga de la formación.

El proyecto se dirige a toda la comunidad educativa: alumnos, familias y personal del centro. Aproximadamente 9.000 alumnos, 6.000 familias y 500 docentes y no docentes, recibirán formación sobre protección y derechos de menores.

Asimismo, esta iniciativa incluye la creación de estructuras, identificación de riesgos y protocolos de protección en el entorno escolar. En todos los centros educativos se creará una comisión de protección del menor que estará formada por un coordinador y representantes de alumnos, padres y personal del centro.

El plan ha comenzado a implantarse en España y, una vez concluido y analizado, se extenderá a los 22 países en los que está presente la familia agustino recoleta. En España, el plan se ha empezado a trabajar en los centros agustinos recoletos de Madrid, Valladolid, Zaragoza, Guadalajara (dos centros), Granada (tres centros) y Chiclana de la Frontera (Cádiz). En la Residencia Agustiniana de Salamanca, el proyecto solo se implantará para el personal ya que solo hay trato con algunos menores hasta que cumplen la mayoría de edad.

El proyecto se encuentra en la primera de tres fases. Hasta el momento se ha formado al 100% del personal de los centros, al 70% de los alumnos y al 50% de las familias, y se ha completado la mitad de la formación para los coordinadores de la comisión de protección.

Lino Iglesias, coordinador del proyecto, ha explicado que era necesario “abordar este asunto de forma profesional” y que se intenta dotar de herramientas para proteger y prevenir el ciberbulling u otro tipo de abusos.

También ha intervenido P. Manuel Beaumont, director del Colegio Agustiniano, quien ha expuesto los avances en su centro -han sido formadas familias y personal- y ha asegurado que “el colegio está comprometido en esta protección”.

En el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión, la Red Solidaria Internacional defiende los derechos del niño.

Cada año, el 4 de junio se conmemora el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión. Se celebra desde el 19 de agosto de 1982. En ese año, la Asamblea General de las Naciones Unidas convocó a una sesión de emergencia sobre Palestina.

Esta iniciativa surgió debido al enorme número de niños palestinos y libaneses inocentes víctimas de actos de agresión en Israel; y la cual buscaba acabar con la agresión que sufren los niños de todo el mundo.

Por ello, los Centros Esperanza y el Programa Internacional de Educación reafirman el compromiso de ARCORES por amparar a los niños, niñas y adolescentes.

Centros Esperanza, una oportunidad para cada niño

Centros esperanza por los derechos del niñoLos Centros Esperanza constituyen espacios de contención y prevención de los menores que viven en pleno Amazonas brasileña, una sociedad machista y violenta. Allí los niños no cuentan con acceso a una educación de calidad, espacios de ocio y oportunidades de empleo digno a futuro.

Con esta situación, los niños y niñas de Lábrea, Tapauá y Pauiní -como el resto de los niños de la extensa región amazónica brasileña-, quedan expuestos a la violencia intrafamiliar y social. Esta condición,  los coloca en alto riesgo de agresiones sexuales, explotación laboral, captación por las bandas y la delincuencia.

Los Centros Esperanza llevan años evitando en los niños y niñas de la región brasileña estos graves riesgos. Esto lo consiguen mediante la posibilidad de que no estén en la calle mientras que no están en la escuela. En lugar de eso, pueden acudir al centro donde realizan con otros niños actividades de refuerzo escolar; talleres de actividades artísticas de artesanía, bordado, instrumentos musicales; talleres de orientación profesional en ebanistería, metalurgia, etc; actividades de recreo o de cultivo de la interioridad y espiritualidad.

La sociedad que les rodea viola los derechos de los infantes; por ello, los centros ofrecen espacios que permitan al menor crecer en un contexto de oportunidades, sano y libre. Todo con acciones sencillas y cotidianas. De este modo, siguiendo los valores agustinianos, dan calor y cercanía a niños indefensos y expuestos a una cruel realidad.

La educación de calidad al alcance de todos es una de las bases de la filosofía de ARCORES.

Educación por la defensa de los derechos del niñoLa Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta, junto con la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria, ha puesto en marcha en 2018 un programa. El mismo consiste en garantizar la educación de calidad de niños en entornos sociales de pobreza. Entre los países beneficiados por el programa se encuentran: Sierra Leona, Venezuela, Colombia, Ecuador y Guatemala.

Con el objetivo de que perdure en el tiempo, esta iniciativa nace para promocionar la educación de calidad para los más vulnerables en los lugares donde la familia agustino recoleta está presente.

Esta iniciativa conjuga dos prioridades estratégicas de la Red Solidaria
Internacional ARCORES: la promoción de los derechos de la infancia y la
educación. Lo que la hace un motor imprescindible para la promoción humana y la
transformación social.