Dentro del programa «Unidos con Venezuela. Una luz de esperanza», el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid ha concedido una ayuda de 3.500 euros para dotar de medicinas y productos de alimentación infantil a la población más vulnerable del país, que sufre desabastecimiento de los bienes más básicos.

Un total de 2.000 personas, sobre todo ancianos, mujeres y niños, se beneficiarán de estas ayudas. ARCORES España y ARCORES Venezuela pusieron en marcha este programa en 2017 debido a la profunda crisis social y política que sufre el país americano y que se ha visto agravada debido a la pandemia.

La aportación se llevará a cabo en el Consultorio San Judas Tadeo de Caracas (dispensario que lleva 23 años funcionando)  y el Centro Integral San Onofre de Maracaibo, con la colaboración de 250 voluntarios.

Los efectos de la crisis por COVID19, aunque aún no se han estudiado, no son difíciles de predecir: mayor desempleo y precarización laboral; menores salarios e ingresos con la consecuente contracción del consumo; aumento de la pobreza y la pobreza extrema; sistemas de salud con mayores costos, fragmentación y desigualdades de acceso. Además, se percibe un colapso de los sistemas de atención sanitaria y se están desarrollado enfermedades que habían desaparecido, tales como la malaria o la tuberculosis.

Este programa ayuda a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2 y 3, centrados en la Acción contra el hambre y la Salud y Bienestar.