La “Red de Solidaridad contra el coronavirus” apoya al comedor social Santiago Masarnau de Madrid

El centro de acogida e integración social Santiago Masarnau ha sido la segunda obra social beneficiada por la campaña ‘Red de Solidaridad contra el coronavirus’. ARCORES España ha entregado una ayuda de 900 euros al centro -perteneciente a la Sociedad de San Vicente de Paul- para la compra de alimentos de mayo.

La entidad, perteneciente a REDES, está ubicada en el barrio madrileño de El Batán. El centro ofrece servicios y talleres para la integración sociolaboral, así como atención básica. Entre sus funcionalidades cuenta con un comedor social que ofrece servicio de desayuno, de comida y bolsas de cena. La media anual es de algo más de 200 personas solo en el servicio de comidas. Cuando comenzó el estado de alarma en España, el centro siguió repartiendo comidas, preparadas en bandejas higiénicas que se entregan para llevar a los beneficiarios. El servicio se ha podido mantener gracias a voluntarios del centro que se ofrecieron a seguir prestando el servicio, preparando las bandejas cerradas y entregándolas.

El centro se sostiene para dar de comer con donaciones de alimentos entre otros del Banco Alimentos, que ahora no da abasto. Otra fuente regular es la recaudación mensual de la asociación de «La Medalla Milagrosa» que llevan Hijas de la Caridad y al que pertenecen muchas señoras mayores. Este grupo ya en marzo no recaudó porque están en sus casas confinadas. En abril tampoco y no se sabe si en mayo podrán hacerlo.

El resultado es que están previendo un creciente número de usuarios por el alargamiento del confinamiento y carecen de la entrada regular de la Medalla Milagrosa. La media de gasto alimentario en productos que hay que comprar porque no se reciben de donaciones, principalmente carne y pescado congelados, es unos 900 euros mensuales.

Por este motivo, ARCORES España ha considerado necesario apoyar al centro de la Sociedad de San Vicente de Paul con lo recaudado en la campaña de donaciones por el coronavirus. Asimismo, ARCORES estudiará continuar la ayuda en junio y julio para que el comedor tenga cómo seguir dando de comer sin depender necesariamente de otras aportaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *