Santa Marta de Tormes apoya el proyecto de educación para niñas en Kamalo, Sierra Leona

El Ayuntamiento del municipio salmantino de Santa Marta de Tormes ha destinado 1000 € para el proyecto de cooperación al desarrollo de ARCORES: «Garantizando educación a las niñas de Kamalo, Sierra Leona».

Este proyecto se ha puesto en marcha para renovar un edificio para destinarlo a residencia para niñas, así como el acondicionamiento de los aseos femeninos y becas para que las niñas puedan estudiar sin dificultades.

Un país que lucha por dejar la pobreza atrás

Sierra Leona es uno de los países más pobres del mundo, su IDH (índice de desarrollo humano según el PNUD en 2017) es de 0,419 situándose en el puesto 184 de 189 países. Sin embrago, su pobreza contrasta con su riqueza natural. Es uno de los países con más minas de diamante del planeta.  Desde el año 2.000 se ha multiplicado por 20 el volumen de exportación legal declarada. Esto, junto con la creación a instancias de las Naciones Unidas de un fondo con los impuestos que gravan la exportación diamantífera, ha permitido al país crecer de manera progresiva. Sin embargo, la estructura social y económica apenas está desarrollada.

Por otra parte, la paz interna y la ayuda exterior son también factores esenciales y decisivos para el desarrollo del país. Ese desarrollo se vio frenado a partir de comienzos de 2014 a causa del estallido de la epidemia de ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry.

Los servicios de salud (agua, sanidad e infraestructuras) son pobres y escasos. Los cuidados médicos primarios son uno de los peores del distrito de Bombali. Según los datos oficiales del país, más del 50% de la población del distrito tiene el centro de salud más cercano a 15 km. Para ir a un hospital, la única posibilidad es Makeni, la capital del distrito. Sus condiciones de vida son duras ya que carecen de electricidad, de agua de red y sistemas adecuados de saneamiento de agua. El acceso al agua potable y a los recursos seguros de saneamiento en la comarca es bajo. Durante la guerra, muchos de los pozos de agua fueron completamente destruidos o necesitan ahora una rehabilitación a fondo para poder seguir funcionando en condiciones aceptables.

Cabe mencionar que el panorama de derechos humanos en la región es preocupante sobre todo para las mujeres, quienes sufren muchísima discriminación y prácticas tales como la mutilación genital femenina y el matrimonio precoz concertado.

Asimismo, la provincia del norte, donde se encuentra Kamalo, fue de las más castigadas por la larga guerra fratricida acaecida entre 1991 y 2002. La guerra se caracterizó por su extrema violencia y por la utilización de los menores como soldados.

Desde ARCORES, siguiendo los ODS, buscamos en Sierra Leona, facilitar la educación, ya que este país africano presenta un altísimo grado de analfabetismo infantil y adulto. El PNUD indica que el promedio de años de educación en Sierra Leona es de tan solo 2,9.

Educación, también para ellas

En el campus escolar de Kamalo hay chicas jóvenes que terminan el ciclo de primaria y desean continuar el ciclo de secundaria pero que su situación familiar les impide o les dificulta poder continuar sus estudios y solicitan ayuda a los Agustinos Recoletos para poder seguir estudiando.

En este contexto, ARCORES ha intervenido para garantizar educación secundaria a las niñas mediante la renovación de un bloque que sirva de internado para chicas, la construcción de unos aseos que puedan usar los alumnos/as del campus y dando becas de estudio a chicas para facilitarles poder seguir los estudios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *