ARCORES Internacional y la red de más de 100 centros educativos de la Familia Agustina Recoleta EDUCAR se unen para garantizar una educación de calidad y para todos los niños y niñas a pesar de la pandemia de coronavirus que azota el planeta. Ambas entidades, con presencia en una veintena de países en todo el mundo, lanzan una acción conjunta para conseguir recursos que facilite el acceso a la educación a quien más lo necesite en este momento. Este proyecto se enmarca dentro de las acciones de la Jornada de Corazón Solidario 2020.

ARCORES y EDUCAR hacen un llamamiento en un doble sentido. Por un lado, quieren llamar la atención de todos los centros y los estudiantes que estén notando dificultades para mantener una formación adecuada por la crisis provocada por la Covid-19 y, por el otro, quieren movilizar a sus redes para conseguir recursos económicos y materiales para suplir estas carencias allá donde se necesite.

Puedes ver más información sobre esta acción y toda la información para colaborar pinchando en esta portada: 

 

ANGEL HERRAN

El día 8 de septiembre se celebra el Día del Cooperante en España, en honor, según reza la AECID, «a los y las profesionales que trabajan por el desarrollo sostenible y la lucha contra la pobreza junto a las poblaciones más vulnerables del planeta». Esta descripción encaja igualmente para la figura del misionero, considerados cooperantes por dicha institución.

Por ese motivo, para ARCORES España, este día es motivo de júbilo, orgullo y, sobre todo agradecimiento a todos los misioneros y misioneras de la Familia Agustina Recoleta que dan su vida por los demás en todos los rincones del mundo.

Asimismo, nos gustaría acercar más, si cabe, la labor del cooperante y misionero. Para ello, hemos hablado con Ángel Herrán, responsable de ARCORES Perú y misionero en el país andino desde hace más de cuatro décadas. Él nos da las claves de cómo debe ser el trabajo del cooperante.

Para Herrán, el cooperante tiene que «venir también a aprender» de las personas a las que va a ayudar con sus conocimientos, «que aprendan muchas cosas de esta gente que es sencilla, la hospitalidad, la acogida… la alegría en medio de su pobreza», insiste el padre.