ARCORES España y la Casa Madre de Dios de Granada consolidan su colaboración

Este jueves 8 de octubre, el Presidente de ARCORES España, Simon Puertas y el Delegado de ARCORES en Granada, Hugo Sánchez, han firmado un convenio de colaboración para  tres años con la Casa Madre de Dios de Granada. ARCORES España colaborará con la Casa Madre de Dios mediante voluntariado, en la búsqueda de ayudas económicas para sostener y mejorar los servicios que presta la casa y aportando una ayuda económica directa hasta 2023.
Durante la pandemia, la Casa Madre de Dios ha visto incrementado el número de personas sin recursos y en situación de calle que atiende y ARCORES ha colaborado con ellos con 10.000 euros para que la atención a estas personas fuese posible. Por ese motivo, y gracias a nuestro compromiso previo con el cuidado de las personas en riesgo de exclusión social, ha sido posible llegar a este maravilloso acuerdo tras una reunión con los responsables de la Fundación Pía Casas Diocesanas de acogida de Granada, a la que pertenece la Casa.
Un lugar para recuperar la esperanza
Desde 1994, la Casa Madre de Dios ha trabajado para devolver las esperanza cada año a las 600 personas en situación de calle, sin recursos ni para cubrir sus necesidades básicas, e, incluso, con problemas graves de adicciones que han pasado por sus muros. El proceso de acogida es completo y, además de ofrecerles alimentación completa, útiles de higiene, ropero, etc. se les atiende a nivel administrativo, ayudándoles a poner al día su documentación así como conseguir un médico de cabecera y todas aquellas gestiones básicas para ser un ciudadano de pleno derecho frente al sistema. Asimismo, antes de iniciar todo el proceso de integración en la Casa y con el resto de compañeros, se les hace un chequeo médico completo para atender cualquier dolencia o enfermedad infecciosa que puedan portar.
Pero esta Casa va más allá, además de los dos programas concretos de atención a personas sin hogar y a personas con adicciones (que enfocan los esfuerzos en ambos casos en la reinserción total de los usuarios en la sociedad), ofrecen actividades de ocio y tiempo libre que favorecen las relaciones interpersonales. No solo se trata de atender las necesidades inmediatas de las personas atendidas, sino que tratan de cuidar y mejorar su salud psicológica, algo fundamental para poder recuperar la esperanza y abrirse un nuevo camino en la vida.  En otras palabras, la Casa Madre de Dios promueve la promoción del conocimiento, la comprensión y la atención, por parte de la sociedad en general, y de la comunidad cristiana en particular, de los problemas que sufren las personas en riesgo de exclusión social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *