orría el año 1991. Miembros de la Orden de Agustinos Recoletos comenzaban a estudiar la posibilidad de entrar en una relación formal con las administraciones públicas para solicitar ayudas económicas para proyectos sociales desarrollados en todo el mundo. El día 6 de diciembre de 1991, con ocasión de la apertura del proceso de canonización de la Madre Esperanza Ayerbe, fundadora de las Misioneras Agustinas Recoletas, se reunieron en Monteagudo Juan Cruz Allí Aranguren, entonces presidente del Gobierno de Navarra, Ricardo de León Egüs, consejero de Bienestar Social del mismo gobierno, y el prior general, Javier Pipaón.

Pocos días después, el 9 de diciembre, se reunieron en el convento de Monteagudo, para iniciar el proceso de constitución de la asociación, Javier Pipaón, prior general, David Hernández, vicario general y presidente del secretariado de Apostolado, José María Aguerrí, vicario provincial de la Consolación, y Jesús Javier Zoco, procurador provincial de la Consolación, en quien se delegó el inicio de los trámites de constitución de la ONG.

Un 14 de mayo, primavera del 92, se reunieron en la parroquia de la Paz de Pamplona una docena de personas que firmaron los primeros estatutos de la asociación con los que se iniciaron los trámites pertinentes. Los trámites se plasmaron en el nacimiento de la ONG Haren Alde. Su constitución fue el 23 de octubre de 1992; ese mismo año, el 14 de diciembre, fue inscrita en el correspondiente registro de Asociaciones. La primera dirección administrativa fue gestionada por miembros de la provincia de Nuestra Señora de la Consolación. El primer presidente fue Jesús Javier Zoco.

Puesto que su nacimiento fue en Navarra, se buscó un nombre en consonancia con las tradiciones de la región y que sintetizase de algún modo lo que pretendía la asociación. Haren Alde, en euskera, significa “En favor de”. El campo abierto era enorme y los primeros resultados fueron rápidos. En su primer año de existencia gestionó más de 146.000 € -casi 24 millones y medio de las antiguas pesetas- en diversos proyectos de desarrollo: un centro médico en Filipinas, un taller de carpintería en Panamá, un edificio multiusos en República Dominicana y vehículos todo terreno para Guatemala, Panamá y Venezuela.

Un elemento distintivo de Haren Alde, que se ha hecho patente desde sus inicios, ha sido la internacionalización de los proyectos realizados y la atención a una cobertura digna de las necesidades sociales básicas de las comunidades con las que convivimos. Han sido proyectos de distinta envergadura y de diverso alcance. En total han sido más de 300 proyectos y Acciones Solidarias con unos 23 millones de euros de inversión total. Estos proyectos han permitido mejorar la vida a personas y pueblos concretos del noreste y la amazonia de Brasil; de la región norandina de Perú; de Guatemala; de Costa Rica; de Panamá; de Filipinas o de Sierra Leona, entre otros de un total de 15 países.

Haren Alde ha contado con el apoyo de 21 Ayuntamientos y mancomunidades; 8 Comunidades Autónomas y un Parlamento Autonómico; el Gobierno Español a través de AECID; 4 Diputaciones Provinciales y cerca de 20 entidades privadas entre Bancos, Empresas y Fundaciones, Colegios Profesionales. En total más de 50 instituciones públicas y privadas.

La educación es la base del desarrollo. Con este convencimiento asentado en la experiencia de trabajo con las comunidades más desfavorecidas, Haren Alde puso en marcha los Programas de Apadrinamiento. Así nació el 2 de noviembre de 1997 el “Programa a favor de los Niños” que más tarde cambió su nombre y propuesta al actual “Toma y Lee”. Gracias a este Programa, se apoya desde entonces la escolarización de niños en más de 20 lugares de una docena de países. El programa ha crecido hasta apoyar a unos 2.200 niños al año. En todos estos años más de 20.000 niños han completado su educación gracias al compromiso de más de 10.000 padrinos.

La vitalidad de Haren Alde ha sido impulsada por sus socios, a través de las decisiones adoptadas en la Asamblea General. A lo largo de 25 años han sido cerca de 4.000 socios los que han guiado Haren Alde. Actualmente son 1.260 socios los que siendo socios bienhechores, colaboradores o socios de pleno derecho, participan en la asociación. Haren Alde entendió siempre su misión como un trabajo compartido en el que se trata de sumar esfuerzos, colaborar con otros, para lograr una respuesta eficaz y duradera en la lucha contra la pobreza y la falta de Derechos básicos de tantas personas en el mundo.

El Capítulo general que la Orden de Agustinos Recoletos celebró en 2016 decidió la creación de una Red Solidaria Internacional que aunara todos los proyectos y acciones sociales de la familia agustino recoleta en todo el mundo. De esta forma, era necesaria la creación de ARCORES España, contando con la experiencia de Haren Alde y sumando además otros proyectos sociales de la familia agustino recoleta en el país.

En la Asamblea general de Haren Alde celebrada en enero de 2018, los socios decidieron el cambio de denominación y de fines de Haren Alde, pasando a ser la asociación ARCORES España. Desde ese momento, ARCORES España quedó integrada dentro de la Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ARCORES. Posteriormente se incorporaron a ARCORES España como socios ordinarios las asociaciones AyudaFortaleza y La Esperanza de Lodosa.

SUBIR