El Ayuntamiento de Salamanca apoya, con 8.346,20 € el proyecto de construcción de 221 cocinas mejoradas en la comunidad campesinas de Shotorco-Rambrampata, San Carlos-El Socorro y La Unión, en Perú, para promover viviendas saludables y desarrollar conocimientos para el autocuidado de la salud en las familias. Con ello, se asegura la disminución de enfermedades oculares, pulmonares, parasitarias y contagiosas en estas comunidades.

Además, se desarrollarán acciones de acompañamiento, promoción, capacitación y educación en higiene y salud básica (con refuerzo en acciones preventivas y de protección frente a la covid-19), saneamiento, vivienda saludable, cuidado del medio ambiente y alimentación e igualdad de género, dirigidas a los beneficiarios de las comunidades y a la Juntas administradoras de los servicios de saneamiento. e

Las comunidades de Shotorco-Rambrampata, San Carlos-El Socorro y La Unión son comunidades campesinas de ámbito rural, con cultura tradicional andina. Pertenecen a la provincia de Chota, y su población tiene ingresos económicos por debajo del salario mínimo vital (S/. 930.00 al mes, equivalentes a 233.66 €), con un alto índice de las necesidades básicas insatisfechas.

La mayoría de la población tiene estudios primarios incompletos, siendo analfabetos una gran mayoría, especialmente las mujeres. Aunque las condiciones de vida no son favorables, la gente manifiesta un alto grado de unidad como comunidad.

En lo que concierne a la infraestructura de sus viviendas, son construidas a base de barro y se componen de una sola habitación, utilizado para su dormitorio, almacén (con parte de la cosecha de sus productos), crianza de cuyes, cocina y comedor, existiendo tremendo hacinamiento. Los hogares no cuentan con los servicios básicos mínimos de higiene y saneamiento.

Las cocinas tradicionales de los pobladores son 4 piedras grandes y usan como combustible leña. Éstas son muy ineficientes, ya que se aprovecha solo un 10 a 15% de su potencial energético, es por esto que producen grandes cantidades de humo, gases, y considerables partículas de ceniza que, sin una buena evacuación al exterior, llevando a grandes exposiciones de humo y a una polución intradomiciliaria que pone en riesgo la salud de la mujer rural.

Por ello hoy surge la necesidad de abordar este proyecto que permite mejorar la habitabilidad de las viviendas y el saneamiento básico, que inciden en la salud de las personas así como en el cuidado del medioambiente.