ARCORES España y el Ayuntamiento de Valladolid trabajan en el desarrollo humano en Tapauá

ARCORES España ha concluido su trabajo por el desarrollo humano en el municipio de Tapauá (Brasil), con el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid. Desde principios de 2019, las comunidades urbanas, ribereñas e indígenas del río Purús -en el Amazonas- han recibido formación sobre sus derechos, de forma que sean capaces de defender sus territorios y de avanzar hacia sociedades justas.

Dentro del proyecto Microacciones de apoyo al desarrollo humano en las comunidades urbanas, ribereñas e indígenas del río Purús, municipio de Tapauá, Amazonas, se han realizado dos cursos en la ciudad de Tapauá para los líderes de las comunidades, urbanas, ribereñas e indígenas: ‘Derechos, participación política y ciudadanía’, y ‘Regularización de las tierras resolución de conflictos y extractivismo controlado, no invasivo y sostenible’.

La ejecución del proyecto, cofinanciado por el Ayuntamiento de Valladolid, ha contribuido a fortalecer la formación, información y el desarrollo de habilidades de 65 líderes de las comunidades más pobres del municipio de Tapauá, permitiéndoles luchar por la defensa de sus derechos (salud, educación, vivienda, patrimonio de tierras, cultura, costumbres, etc.) y de la realización de un extractivismo sostenible de la selva amazónica.

Para el desarrollo de ambos cursos ha sido necesaria la utilización de una lancha de gasolina con la que se informó a los líderes de las comunidades ribereñas e indígenas de las fechas de realización. Además de la lancha se usaron dos barcos de diésel (uno propiedad de la Prelatura y otro alquilado) para desplazar a los líderes desde las comunidades ribereñas e indígenas a la ciudad de Tapauá.

La realización de este proyecto contribuye al desarrollo humano de las comunidades de Tapauá, cuyos derechos han sido violados en las últimas décadas. Las empresas que se dedican al extractivismo en la zona han invadido sus territorios y explotan a los ribeirinhos, haciéndoles trabajar en condiciones infrahumanas y con salarios injustos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *